Turistas bailando en la playa y un barco repleto de inmigrantes al fondo en la Italia de Salvini