Más de 360 inmigrantes y refugiados han muerto en enero en el Mediterráneo