La intensificación de la violencia está dificultando la labor de la ONU en Siria