La presión internacional deja en suspenso la lapidación de una mujer condenada por adulterio