Las inundaciones en Inglaterra se cobran la primera víctima