La costa noroeste de EEUU sufre las inundaciones más devastadoras en una década