Se investiga cómo el criminal de guerra pudo introducir el veneno en el Tribunal de La Haya