La investigación del Kremlin apunta a un "intento de desestabilización política"