Una investigación periodística permite encontrar a los culpables de un asesinato en África