La ira contra EEUU se extiende por el mundo