La ira envuelve a Oriente Medio