La isla de Utoya, una jaula