Una isla paradisiaca considerada Patrimonio de la Humanidad convertida en un vertedero de plásticos