Israel imita a España y espera el resultado de las urnas entre parálisis y corrupción