Israel, obligado a volver a confinarse por una segunda ola incontrolable: 40.000 contagios activos y más de 500 graves