Los dos soldados israelíes que motivaron la campaña contra Hezbolá murieron por un bombardeo israelí