El erasmus más triste en Italia, un país fantasma por el coronavirus