Italia es el siguiente país europeo en poner fin a la obligación de las mascarillas en exteriores