El particular intruso en una tienda de China: un jabalí macho de 100 kilos que pone todo patas arriba