Japón abre sus fronteras a 345.000 trabajadores extranjeros para rejuvenecer el país