La jequesa de Catar, de la tradición a Chanel