La jubilación del juez Anthony Kennedy, acerca a Trump al blindaje del Supremo