Los laboristas pierden terreno pero mantienen consejos locales clave