Un labrador convence a un niño de 3 años con síndrome de Down para jugar juntos