Un ladrón intenta robar en un restaurante, pero los dos únicos clientes eran policías de paisano