Un niño con leucemia vende sus dibujos de monstruos para costearse la quimioterapia