"Un secuestro de tres décadas nunca antes se había visto en Reino Unido"