Los líderes más populistas usan sus tuits como arma propagandista