Las llamas dejan sin casa a más de 7.000 personas en Australia