Las llamas devastan Winter Hill, en Inglaterra