Las lluvias azotan una de las regiones más humildes de Colombia