Tensión en la toma de posesión del expresidente brasileño Lula da Silva