Una luna de miel que casi acaba en tragedia