La esperanza de una madre: “Si me quieres, aprieta mi mano"