Los manifestantes dejan el parlamento de Hong Kong tras asaltarlo por la fuerza