Unos encapuchados convierten un barrio de Marsella en una "zona de guerra"