El autor de la masacre en un templo sij era un ex militar racista