Con 13 años, acusado de matar a su primo por una videoconsola