Los médicos de Guantánamo no atendían como debían a los detenidos