Dos menores británicos sufrieron abusos atroces durante diez días