Los asesinatos, violaciones y secuestros a niños en zonas de guerra se triplican en la última década