El odio al diferente, una plaga que se extiende alentada por cada vez más partidos políticos