Una joven admite que su denuncia contra dos compañeros por abusos sexuales es falsa