Milán: una ciudad en prevención pero no en pánico por el coronavirus