Los militares egipcios fijan en seis meses el plazo de transición y anulan la Constitución y el Parlamento