Y la mina se abrió a la esperanza