La primera ministra de Nueva Zelanda mantiene la calma cuando un terremoto la sorprende en directo