La ex ministra preferida de Sarkozy niega ser responsable de los rumores de infidelidad