El ministro de Información considera que la muerte de un periodista es un ataque a la prensa estatal