El ministro de Trabajo italiano, en contra de la pausa para el almuerzo